Capítulo 6: Cartas de Quique a Malena

 

Imagen

Quique escribió:

Male,

Te paso las news de mi noche ja, ja.

Anoche, luego de cortar con vos decido perder la dignidad, y lo hago, claro está.

Así que ahí va el copy paste:

 

Quique: Buenas, ¿Cómo va?

Milton: Bien, me voy a Sitges con amigos, vos ¿cómo estás?

 

(Colapso, porque si bien no tenemos nada, por lo menos podría haberme mandado una invitación previa, ¿No? Digo, como me había dicho que teníamos algo pendiente, qué se yo…Y no es que me enrosque pero si el miércoles me enviás un mensaje diciendo que estás volviendo de vacaciones, ¿Por qué no me invitás a salir el jueves en vez del viernes o el sábado si ya tenés planeado salir? ¿O no?)

 

Quique: Terminando de trabajar, hoy fue un día largo… Bueno, que la pases bien…

Milton: ¿Estás cansadito?

 

(Y ahí lo quiero matar, y me quiero matar, porque me descoloca pero el daño ya está hecho, va a salir igual)

 

Quique: Sí, bastante, de hecho me estoy yendo a dormir…

Milton: Bueno, que descanses bonito.

 

Lo gracioso, Male, es que le hice un make up a mi Facebook de no creer, hasta ¡Cambié la cortina del baño! Sí, después de tres años. Y compré una alfombra hermosa de bienvenida y dejé todo perfecto para que venga quierequeleplanche a darle el último retoque al baño con Cif y quede espléndido el depto para el fin de semana que seguro iba a estar buenísimo; y digo buenísimo porque ya había cortado todas las ataduras que no me dejaban abrirme a lo bueno, recibirlo, disfrutarlo. No solamente garchar como locos a escondidas, sino, bueno, todo lo demás que hacen los que se están conociendo. Qué se yo…

No te preocupes igual, yo estoy bien, y este es el último mail que te escribo del estilo, I promise!

Pero es que me dí cuenta de que no puedo competir, no puedo brillar con él, no puedo pelearme conmigo sólo por una salida a Sitges un jueves tramposo donde está lleno de putos dispuestos a cualquier cosa con tal de un poco de histeriqueo Male, porque Milton es hermoso y yo no puedo, no quiero, ni pienso hacerlo. Porque no voy a lastimar a nadie, no voy a hacer malicia, no voy a gastar energía en vengarme y salir corriendo a Human para refregárselo en la cara porque no soy así. Vos sabés que no soy así. Tampoco voy a especular nunca más. Lo voy a dejar de ver. Porque yo trabajo 10 horas como un perro y me costó conseguir este trabajo, y estoy cansado. No quiero invertir fuerzas en él.

Yo te dije una vez que quería sufrir un poco por amor, y me gusta pero… Mejor no, mejor me concentro sólo en lo importante, en lo que vale la pena, en lo que me va a hacer feliz, en lo que nos va a permitir cumplir nuestros sueños, porque ya no queda tiempo Male, es ahora o nunca. La vida es corta.  

De ahora en más, sólo lo importante.

De ahora en más, sólo yo y vos.

De ahora en más, yo decido qué quiero, cómo lo quiero, y con quién.

Best Regards

Q*

 

Male responde:

¡Qué falta de respeto este pibe! Que te conoce un día en el gimnasio, que le diste amor infinito, que le dedicaste tiempo, ahora ¡Se digna a salir con sus amigos a Sitges! Después de haberse ido como dos semanas a Córdoba de vacaciones; vuelve y se ve con sus amigos, en vez de verse antes con vos. A vos que te conoce hace como 3 semanas,  que sabe tu nombre y tu teléfono, que entró a tu Facebook, que te mandó como 12 mensajes de textos, que te dijo “tenemos algo pendiente”, ¡Y te hace esto! ¡¡Se va a bailar con sus amigos!! Con lo cansado que estás por todos tus esfuerzos. Y el caradura encima sale a pasear, como si ustedes no fueran NADA. Como si después pudiera remediar todo mandándote un texto para invitarte a salir el viernes o el sábado, como si no tuviera ningún compromiso con vos, después de aquella noche hermosa que pasaron juntos desde las 3 am hasta las 7 am. Dios mío. ¿En qué se convirtió la juventud de hoy? La homosexualidad en Sitges, coincido con vos, una locura, qué asco. Lleno de putos buscando afecto. Eso es lo peor. No estamos para eso.

No puedo creer que hayas hecho tanto por él (Cambiar las cortinas del baño con el corazón color cremita, depilarte, limpiar tu casa) y te lo pague así, diciéndote “Me voy a Sitges con amigos” como si eso ¡No significara nada para vos! Para vos que lo amás, que estabas pensando a dónde ir de vacaciones con él, que cómo iba a ser el día que por fin convivieran, con la falta que te hace, con todo lo que lo anhelás. En fin, una vergüenza.

M*

 

Quique escribió:

Te odio torta, no tenés sentimientos. Sos una puta, fría y calculadora. Te mataría… pero no tengo tiempo. No te importa que me sienta miserable ¿No? Ojalá algún día sufras por amor.

El sábado que viene sale La Puerca, y más te vale que hagas previa en tu casa, torta sin corazón.

Q*

 

Quique escribió:

Ya sé que no te importa todo lo que estoy sufriendo, y ahora que estás lejos haciéndote la empresaria, menos. Solamente yo sé la verdad. Sé que te llevaron para que le cargues el bolso más pesado al cara de pito de tu jefe. Pero no importa. Hacete la importante mientras te dure. Ya vas a venir con tus miserias.

Le mandé una carta a Milton. (No te rías, conchuda). Es el adjunto “Carta 1” y en el otro está lo que me respondió.

Q*

 

Malena escribió:

Dios mío…. ¿Una flor es una flor? ¿La luna brilla por el sol? Bueno, eso la verdad no lo sabía. Y me da ternura de mí misma el haber creído que la luna siempre brilló con luz propia. Porque las estrellas brillan con luz propia, ¿O no? ¿O es por el Sol?

La respuesta de Milton no tiene desperdicios. Qué suerte que para él vivir sea mucho más simple, ojalá que nunca le parezcan complicadas las cosas. Pero cómo odio esa frase: “La vida es simple”. ¿Simple? … En fin, creo que agotaste todos los recursos, y ya no quedan rastros de tu dignidad. Guardate un poco Quique, ya fue suficiente ¿No te parece?

Me hiciste reír con esa parte al final “ya no puedo mirar para otro lado, tengo que mirarme al espejo y verme a mí, no a vos”. Y el remate “Así que con el último aliento lo empaño y luego con miedo lo desempaño y me encuentro conmigo otra vez, después de tanto tiempo, después de tanta emoción”.

¿Qué te pasa marica? Dejate de joder. Cómo se nota que no tenés problemas de verdad.

¡Te empiezo a extrañar!

M*

 

Quique escribió:

Tenés razón, tengo que dar vuelta la página. Y no, en comparación con mi entorno, no tengo problemas… ¿Qué problema tengo?  Que aumentaron la tarta de Los Litoraleños, que no me puedo comprar una casa, que debo plata a tres personas, que duermo mal hace 8 meses, que tengo pesadillas, que soy asistente hace 5 meses y no me efectivizan, que me cojo al guardarropas de un gimnasio que encima me rechaza, que no hay aumentos programados hasta fin de año, que tengo una cama de una plaza y no tengo lavarropas porque alquilo un monoambiente, que tengo que posponer mis vacaciones porque soy nuevo en el trabajo, ¡QUÉ BOLUDECES!

Yo también te extraño, ¿Cuándo volvés? Contame cómo te está yendo.

Q*

 

Malena escribió:

¡Qué pobre sos Quique! Igual te quiero.

Me está yendo bien. De reunión en reunión. Igual, lo más importante que me pasó hasta ahora es que estoy por descubrir si mi jefe es puto o no. ¿Podés creerlo? Sí; mi jefe el Gerente de Calidad, de espalda ancha y barbudo, presidente de las Asociación de farmacéuticos, medalla de oro en la Universidad de La Plata, el ídolo de todas las viejas farmacéuticas de la Autoridad Sanitaria, me parece que es marica, homosexual, gay, afeminado, sarasa, trolo, desviado, bujarrón, mariposa. Y te preguntarás cómo me di cuenta, porque no soy justamente de las que los huelen ni mucho menos. Bueno, lo estuve observando detenidamente, desde la mañana en el desayuno en el hotel hasta las cenas con los Yankees después de cada día del congreso. Es más, mientras todos tomaban apuntes en las disertaciones, yo escribía todo lo que me parecía sospechoso de él. Te tiro un par y vos me decís qué te parece:

1) Tiene más de 30 y no tiene panza.

2) Come chupetín, le encantan, lo vi también con un chupa chups y otras cosas de esas que se chupan.

3) Tiene gato. Lo contó en la segunda cena cuando ya se había tomado dos copas de vino blanco (Sí, vino blanco, ¡Y dulce!). El hombre que tiene un gato vive en una profunda relación homosexual, no me jodas. A un perro le ponen nombres rudos y lo llaman gritando: “Hércules ¡Vení para acá!”, pero a un gato…”Bsss-bsss-bsss bsss-bsss, michifuz…bonito”… Muy gay.

4) Pide cafés descafeinados, todas las mañanas. ¡Maricón! ¡Un café es un café! Es fuerte, intenso.

5) Sabe el nombre de más de cuatro postres. Ayer entramos a una pastelería y me dijo que estaba tentado de comer un frasier, o un mousse de frambuesa o ¡Un Claire!
6) Ringtone: Jump de Madonna, ¡Como el tuyo!

7) Mira la fecha de vencimiento de todos los alimentos. De to-dos, boludo.

8) Tiene una rutina de limpieza con crema humectante, suavizante de manos y manicure… ¡Muy Puto! Se olvidó la exfoliante y estaba histérico. Me la terminó pidiendo a mí.

9) Cada vez que pasa por un espejo, se mira, pero se mira gustándose, casi al punto de hablarse. Como si quisiera decirse: Qué lindo guachito.

10) Contó que fue a la feria del libro. ¡M-A-R-I-C-A! Una feria de hombres heterosexuales es levantarse para ir a una exhibición de autos, una de deportes extremos o a un partido de fútbol, y no pasarse el día entre libros buscando autores para que se los firmen.

Un beso

M*

 

Quique escribió:

Confirmadísimo: El Dr. Máximo Larripa es del gremio.

¡Haceme gancho Corpo Tort!

Q*

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s