Flequillo recto

Si tengo que recomendar una lectura de lunes….

Corazón de Legumbre

Viniste a casa para cortarme el flequillo. Tocás el timbre a las tres de la tarde, te abro la puerta y nos saludamos con un beso en el aire sin rozarnos las mejillas, menos los labios. Tampoco nos abrazamos ni nos preguntamos cómo estamos.

Pasás y dejás tu mochila sobre el sofá. Hace mucho calor y el ventilador de techo está en su máxima velocidad. El aire caliente me pesa. Te pregunto si querés jugo, aceptas y me agradecés.

Voy a la cocina. Saco los hielos de la heladera y me pedís que me humedezca el pelo. Desde donde estoy no te escucho hacer ningún ruido. Te alcanzo el vaso de jugo y cuento los sorbos largos que das. Me mirás fijamente y reiterás que me moje el pelo.

Lo hago y vuelvo. En la mesa dejaste cinco libros apilados de varios filósofos contemporáneos, una tijera profesional de peluquero…

Ver la entrada original 252 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s